¿Alguien me lee?

Queridos lectores: cuando empecé este blog, repetidas ocasiones me pregunté si alguien me leía. Era una sensación desmotivante, ya que creía que escribía al vacío. Hoy sé que no es así, gracias a ustedes. Son un sueño hecho realidad. No me abandonen, por favor, que yo tampoco lo haré. Anuar, después de revisar por séptima... Leer más →

Un último intento

Queridos lectores: ¿qué tanto puede llegar una madre a su hijo para hacer lo que sea por él? Podemos descubrirlo en el siguiente relato, ¡Un abrazo! Mi madre me legó muchos libros y yo, un ser para nada lector, decidió regalarlos a la biblioteca de mi pequeña ciudad. Fui visto como un héroe por la... Leer más →

Hacia una nueva vida

Queridos lectores: este día mis sentimientos desbordan cada centímetro de mi piel. No quiero detenerlos más así que los dejaré salir y adueñarse del siguiente relato que están a punto de leer. Espero lo disfruten. Tatiana, al ver la rica comida que estaba a punto de degustar, le sonrío a su madre y le agradeció,... Leer más →

Lo que me hace vibrar

Queridos lectores: este texto también fue escrito para un concurso. Se los comparto porque merece estar aquí, en mi blog, en mi pequeño refugio de Internet. Aldo empezó a retorcer sus manos mientras miraba su reloj. Ya faltaba poco para que Mía saliera por fin de su trabajo y lo viera parado en la entrada,... Leer más →

Seguir intentando

Queridos lectores: Tengo dos noticias y, como suele suceder, hay una buena y una mala. Empezaré primero con ésta última... ¿Recuerdan las entradas Mi primer libro y ¡Lo logré!? Hoy salieron los resultados de ese concurso. No gané y, sin embargo, me siento satisfecha porque lo intenté. Les prometo que no me rendiré. En estos... Leer más →

Rosas eternas

Queridos lectores: ¡Argggg! Estoy algo enojada conmigo misma. Ya había escrito la entrada y fue un relato que me encantó pero por errores de Internet, la perdí. Me odié por no haberla guardado. Intentaré replicarla pero... sentimientos adversos habitan en mí. Perdón. Cuando murió Juan Pablo, mi mundo se vino abajo y se destruyó, pues... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑