Camioneta roja

Queridos lectores: La vida es tan pero tan frágil…

Por el retrovisor, me doy cuenta que una camioneta roja ha estado siguiéndome por algunas cuadras. Estoy nerviosa, porque apenas estoy aprendiendo a manejar, y el hecho de que esté detrás de mí me pone nerviosa, sobre todo porque siento que me está presionando para acelerar. Sin embargo, trato de tranquilizarme. En un momento de desesperación, intenta arrebasarme, por lo que casi me golpea. Yo doy un volantazo y logró esquivarlo, pero me detengo en donde puedo para que se me pase el susto. Es en esos momentos en que entiendo que la vida es tan frágil que en tan solo un segundo puede desaparecer…

Anne Kayve

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00

O introduce un monto personalizado

$

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: