Velocidad y libertad

Queridos lectores: juro que a veces la velocidad da mucha, pero mucha libertad. Sin embargo, eso no quiere decir que no debamos tratarla con cuidado. También es peligrosa…

Después de años de sentirse encerrada, Laura decidió tomar prestada la motocicleta de su padre. Él ni siquiera sabía que ella podía manejarla, por eso jamás escondía las llaves.

Después de algunos kilómetros de manejar despacio, decidió acelerar y, por primera vez en meses, sintió que la velocidad significaba libertad, por lo menos en esa noche.

Anne Kayve

Pago único
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00
$5.00
$15.00
$100.00

O introduce un importe a medida

$

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: