Amar la velocidad

Queridos lectores: hoy simplemente lo siguiente ha nacido de mí.

Desde que tengo memoria, la velocidad ha sido parte de mí. Es como si fuera una droga, algo que no puedo parar. Mi madre me ha dicho que es peligroso, pero cuando ando en mi moto a toda velocidad todo desaparece alrededor. Sólo estoy yo, mirando fijamente la luz al final del túnel. Ella dice que un día de estos no voy a regresar, y yo le digo que siempre estaré, con ella, en su corazón. Ella me dice cursi, yo le digo que soy realista, ya que a veces hay que dejar ir al que amas, para que pueda ser feliz. Y en mi caso, para poder serlo, necesito velocidad, mucha, mucha velocidad.

Anne Kayve

Imagen de Arek Socha en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: