Renunciar

Queridos lectores: contrario a lo que nos han dicho casi toda nuestra vida, está bien renunciar. Incluso, a veces es necesario. No debemos de tener miedo de hacerlo si es que eso ya nos está destruyendo.

Mónica acaba de cambiar de opinión sobre su trabajo, ya que no la hace feliz. Sin embargo, no sabe sí abandonarlo porque le costó mucho trabajo llegar hasta en donde está. Sin embargo, su mejor amiga le dijo unas palabras que cambiarían su vida par siempre: “No es malo renunciar a nuestros sueños si ya nos hacen daño o nos causan más sufrimiento que alegría”. Después de escucharlo, la abrazó y supo lo que tenía que hacer. Sabía que no iba a ser algo fácil, pero quedarse ahí solo iba a empeorar las cosas conforme pasara el tiempo.

Anne Kayve

Imagen de Jerzy Górecki en Pixabay

4 comentarios sobre “Renunciar

Agrega el tuyo

  1. Este artículo breve me ha gustado mucho. Sólo una observación, si me permites: estás hablando de un trabajo “que le costó mucho trabajo hasta llegar…” Te sugiero que en vez de poner le costó mucho trabajo pongas mucho esfuerzo, por evitar redundancia. Un saludo de Jesús.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: