La carta que nunca vas a leer

Queridos lectores: las siguientes líneas han sido escritas desde mis sentimientos. La historia narrada es un invneto de mi cerebro, el cual quiere engañarse y olvidar la realidad a través de las letras.

Me obligaste a irme.

Lo hiciste de una manera tan cruel que me sorprende estar redactando estás líneas para ti. Sin embargo, en esta noche de vela que no puedo dormir, creo que no hay nada mejor que pueda hacer.

Hoy creí soñar de nuevo contigo, pero tu rostro era tan borroso que no estoy segura que eras tú. Fue bello, fue magnífico. Estabas corriendo hacia mí en aquél viejo parque que solíamos visitar. Sin embargo, de repente tu cara asustada te hizo llevarme a aquél automóvil viejo para ocultarme ahí. Dijiste que estaría a salvo, pero no mencionaste que no regresarías por mí.

Quise regresar a la casa, pero recordé tus insistentes palabras y no lo hice. Me fui. De mi niñez, de mi pueblo. Y ahora estoy condenada a verte por siempre en mis pesadillas y a escribirte cada madrugada esta carta que nunca leerás.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

2 comentarios en “La carta que nunca vas a leer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s