Otro día más

Queridos lectores: creo que unan de las cosas que más me han afectado de la cuarentena es ya no ver tanta diferencia entre los días. A veces los lunes son iguales que los sábados y, por ello, me cuesta desconectarme de todas mis obligaciones. Basado en esa situación, está inspirado el siguiente relato.

Nunca imaginé que algún día tendría que trabajar desde casa. Se veía como algo imposible. Sin embargo, una pandemia mundial, logró romper todas esas barreras y me puso enfrente de mi computadora todo el día. Sufrí mucho los primeros meses, ya que me hacía falta el contacto humano y más al vivir sola. No obstante, fui aprendiendo a vivir así. Lo que más amé de esa nueva modalidad fue el hecho de poder dormir más, lo que más odié fue no encontrar la manera de desconectarme de mis obligaciones. Todos los días se empezaron a hacer iguales, monótonos y la única diferencia es que quizá el fin de semana dormía un poquito más.

El día que me di cuenta de ello, sufrí mucho, pues no quería que cada día fuera como el anterior. Lloré de dolor y esperé que todo acabara, pero las noticias me gritaron que aún nos faltaba mucho de esta nueva normalidad. Respiré profundo, antes de colapsar y decidí que haría todo lo que estuviera en mis manos para construir una rutina que me gustara y me recordara cada momento que la vida está más allá de estas cuatro paredes que me encierran en mi misma.

Anne Kayve

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

2 comentarios sobre “Otro día más

Agrega el tuyo

Responder a Anne Kayve Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: