Nervios

Creo que todos por lo menos en un momento de nuestra vida hemos sentido nervios. El siguiente relato va relacionado con eso. Espero lo disfruten.

Su padre le llamaba nervios a Elvia cuando veía que se empezaba a morder las uñas y comenzaba a tocarse muchos las manos. Lo hacía de cariño, pero a ella ese nombre le pesaba, porque sentía que así jamás se iba a poder deshacer de esa sensación.

Un día le pidió que ya no la llamara así, y él lo entendió. Le prometió que jamás iba a volver a suceder. Desde entonces, Elvia y su padre, en escenarios que la angustian, sólo se miran y se sonríen para que ella sepa que todo va a salir bien. No hay que olvidar que las palabras son muy poderosas y que pueden ser las causantes de que las personas se crean o no lo que escuchan sobre ellas.

Anne Kayve

Imagen de Khusen Rustamov en Pixabay

4 comentarios sobre “Nervios

Agrega el tuyo

  1. exactamente, las palabras tienen un poder, o como dice J. K. Rowling, “Las palabras son, en mi no tan humilde opinión, una fuente inagotable de magia, capaces de infringir un dolor como de remediarlo”
    solo hay que tener cuidado a la hora de hablar, porque sea lo que sea podemos herir a alguien demasiado

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: