Seré un cactus

Queridos lectores: el siguiente relato vino a mi mente gracias al hermoso cactus de la imagen. Espero les guste.

Rosa sólo tiene un recuerdo de su mamá: un hermoso cactus en una maceta rosada. Fue la única planta que sobrevivió por meses en su antigua casa. Nadie la dejaba ir, por miedo a que eso deteriorara más su estado de animo por la muerte de su madre.

Después de seis meses, logró escaparse y ese cactus fue lo único que encontró vivo. Las demás plantas y flores (su mamá las adoraba) había muerto por falta de agua o quizá por la ausencia de esa mujer que tanto les cantaba y las adoraba.

Su afición por ellas, eran la responsable de su nombre: Rosa. Según su madre, la flor más bella de todas. Sin embargo, Rosa no quería ser hermosa. Le bastaba con ser fuerte, como ese cactus que había sobrevivido.

-Quiero ser resistente, mamá, para soportar este dolor que dejó tu partida. Te prometo que seré un cactus, ma, lo seré -Y con esa promesa, la dejé ir, por fin, pues sabía que iba a sobrevivir.

Anne Kayve

Imagen de Anne Kayve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s