Extraña

Queridos lectores: con esto de la cuarentena, había olvidado que se siente regresar a ciertos lugares. Me siento tan extraña… ¿a ustedes también les pasa lo mismo?

Cuando era pequeña, iba con mi padre al monte Tileynr cada año nuevo, para celebrar todo lo vivido. Era una experiencia que valía la pena, pues para mí se convirtió en un recordatorio de que siempre hay que valorar lo que ha pasado durante el año, por más malo que fuera.

Me encantaba ponerme junto a él y gritar al vacío, para desahogar mis desgracias y celebrar mis triunfos. Él hacía lo mismo y juro que era el momento más gratificante de su vida. Era como si se dejara ir de su cuerpo y se uniera con la naturaleza.

Hoy, después de 10 años de su muerte, por fin regreso al monte Tileynr, para despedirme por fin de mi querido padre. Sin embargo, al recorrer todos los senderos que conozco de memoria, me siento extraña, como si mi yo del pasado fuera una persona totalmente diferente. En el fondo, sé que así es, pero a veces desearía haberme congelado en el tiempo, junto mi padre, gritando arriba de ese monte que nadie nos podría parar ni derrotar. Que éramos uno sólo y que podíamos ser inmortales

Otra vez, arriba de este monte, sé que lo somos. Sólo que él se adelanto un poquito más y empezó a formar parte de la eternidad.

Anne Kayve

Imagen de Free-Photos en Pixabay

11 comentarios sobre “Extraña

Agrega el tuyo

Responder a Anne Kayve Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: