Código extraño

Queridos lectores: con otra cosa que estamos lidiando en esta cuarentena es el saber explotar las tecnologías a favor de nuestros trabajos y nuestros estudios. Muchos lo logramos exitosamente, pero creo que las personas que no están tan familiarizadas, se pueden llegar a frustrar más. El siguiente relato va dedicado a ellas, como un fiel recordatorio de que todo se puede lograr.

Mi hija se ha ido de vacaciones y yo estoy temeroso porque me han hablado del trabajo y requieren que les envíe unos documentos por correo electrónico de manera urgente. Yo no sé usar la computadora, pues siempre me ha dado miedo que me salga algún código extraño que yo no sepa evadir y que me lleve a descomponerla. Justo como en las películas de hackers, esas que tanto le gustaban a mi padre.

Me acercó cauteloso al aparato y lo enciendo. Mis manos están sudando del nerviosismo, a tal punto que el simple inicio de sesión, hace que me sobresalte. Cuando veo la imagen de nuestro perro en la pantalla, me dirijo al navegador y abro el correo electrónico, siguiendo las instrucciones que me escribió mi pequeña en un cuaderno, en caso de que yo llegará a necesitarlas.

Para mi sorpresa, me sale ese código que tanto temía al abrir un correo, y entro en pánico, hasta que e doy cuenta que es una simple imagen que me envió mi hija para asustarme, ‘Qué bromista’ digo para mí mismo y pienso en el regaño que le pondré cuando regrese.

Cuando termino de enviar lo que requería, me sonrío a mi mismo, pues lo he logrado por primera vez sin ayuda de nadie. En silencio le agradezco a mi hija su broma, ya que me ayudó a saber que mi miedo no era tan grave como lo imaginaba en un principio. A veces sólo hay que lanzarnos al vacío sin pensar tanto las cosas, pues al final del camino podemos encontrarnos más valientes y más listos que antes.

Anne Kayve

Imagen de Comfreak en Pixabay

2 comentarios en “Código extraño

  1. La informática da más de un disgusto. Yo no la domino, pero tengo la suerte de que siempre alguien que está cerca de mí se saca del apuro. El último disgusto fue el borrar un albúm de fotografías que me enviaron mis antiguos compañeros del colegio. Todas ellas eran de la época colegial. No sé lo que hice que borré todo. Y con mucha vergüenza escribí a los compañeros para que de nuevo me enviaran las fotografías de nuestra infancia y juventud. A una edad es difícil aprender todos los avances de la informática. Me conformo con saber lo más elemental. Comprendo el miedo de la madre de tu relato.

    Le gusta a 1 persona

    1. He vivido en carne propia lo mucho que les cuesta a las personas que no crecieron con la tecnología, aprender. Siento que tienen mucho miedo, pero todo eso se puede superar, me alegro que tu lo hayas hecho. Poco a poco, todo se hace más fácil, ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s