Marionetas

Queridos lectores: me acabo de percatar que estamos a dos meses de celebrar el segundo aniversario del blog, ¡no me lo puedo creer! Nunca pensé, si les soy sincera, en llegar tan lejos, pero como les prometí, sigo aquí. A pesar de todo. Gracias a ustedes por no abandonarme, ¡Un abrazo! El siguiente relato está inspirado en los sueños, en nuestros deseos más profundos del corazón.

Amy siempre dijo que lo último que haría y lo único que anhelaba era publicar un libro. Sin embargo, Alicia, su madre, siempre le había repetido sin cansarse de que esa era una tontería y que de nada serviría que lo lograra. Decía que los seres humanos somos muñecos manejados por seres más poderosos e inteligentes de nosotros. Que no somos más que una marioneta y para que su hija no lo olvidara le compró un cuadro, en donde aparecían varios humanos que eran manejados por alguien más.

Eso perturbó a Amy, sobre todo porque apenas era una niña. Sin embargo, conforme fue creciendo se dio cuenta de que en realidad cada quien es dueño de su destino y que si su madre no estaba dispuesta a ayudarla, que no importaba, que ella iba a lograrlo sola.

Por ello, durante años se la pasó escribiendo su primer gran novela, la cual mostraba sin duda alguna cada uno de los traumas de su infancia. La llamó “Marionetas”, en honor al cuadro que su madre le había regalado. En ella, se veía claramente a ese ser mágico que manejaba a las personas, pero también mostraba cómo una pequeña niña había logrado domarlo para que el ser todopoderoso hiciera lo que ella quería con su propio destino.

Día antes de llevarlo a alguna editorial, Amy sufrió un accidente fatal, el cual hizo que su corazón se detuviera. Alicia, al enterarse de tan cruel noticia, se dirigió enseguida con ella y al saber que había muerto, maldijo a la vida. Se maldijo a ella misma. No obstante, a pesar de su dolor, cumplió el gran sueño de su hija: llevó su historia a una editorial.

Está de más decir que no logró publicarla en la primera que encontró, pero con el pasó del tiempo, alguna aceptó la historia. Y así, a pesar de que todo estaba en contra de ella, Amy logró cumplir su más grande sueño.

Anne Kayve

Imagen de Stefan Keller en Pixabay

2 comentarios sobre “Marionetas

Agrega el tuyo

Responder a Anne Kayve Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: