Telaraña de humo

Queridos lectores: Últimamente no he estado muy inspirada y, sin embargo, aquí estoy para darles todo de mí. No saben lo mucho que significan para mí y más en estos tiempos algo oscuros. No me abandonen que yo tampoco lo haré.

Ayer en la noche, mientras daba mi paseo nocturno por el bosque que se extiende detrás de la mansión de mis padres, vi algo insólito: una telaraña de humo. Juro que pensé que era una normal, de esas que hacen las arañas, pero en cuanto me acerqué un humo denso lleno el lugar y tuve que hacerme para atrás para poder respirar.

Al principio, me sentí desorientado porque no sabía que acababa de pasar. Entonces recordé la leyenda de la vieja Nala, la cual no paraba de decir que las telarañas de humo no habían desaparecido en su totalidad como creía el hombre, sino que sólo estaban ocultas para mostrarse ante las personas más nobles del pueblo.

Cuando era niño, las busqué sin césar, pero fracasé, así que taché a Nala de mentirosa y dejé de prestar atención a sus palabras. Me alejé tanto de ella que, incluso, me enteré de su muerte 7 meses después. No se lo dije a nadie, pero me dolió su partida, pues al ser la más vieja, era la que tenía más sabiduría y amor por la vida.

Hoy, al haber estado tan cerca de una telaraña de humo, la voy a visitar a su tumba con la intención de pedirle una disculpa. Al fin y al cabo, nunca es tarde para pedir perdón y para creer en la magia que tiene la vida.

Anne Kayve

Imagen de Al Buettner en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: