La gran luna

Queridos lectores: ¿pudieron ayer ver la hermosa luna llena? A mi me impresionó tanto, pero lo más importante: me inspiró. El siguiente relato va dedicado a ella.

Ayer me contaron que una gran Luna inundó con su brillo la ciudad. Yo no pude ver esa escena, ya que me encuentro postrada en una cama, en el rincón más oscuro del hospital. Mi madre le pidió al doctor que me moviera a una ventana, sólo por esa noche, pero él se negó, diciendo que eso podría afectar la poca estabilidad que había logrado obtener estos últimos días.

Acepté triste esa noticia. Según las noticias, en ningún otro momento del año se vería de nuevo algo así. A mi madre le rompió el corazón verme así, por lo que trataba de animarme. Incluso, se privó de ese espectáculo por mí. Yo le pedí innumerables veces que fuera a verla, pero me dijo que no, que lo único que quería era permanecer a mi lado.

Así, la noche de la gran luna se volvió importante para nosotros, pero no por el paisaje que ofrecía, sino porque nos demostró más de cerca la magia del amor. Desgraciadamente, todos vieron un satélite natural hermoso y gigante pero pocos pudieron ver lo que mi madre yo vimos: el inmenso amor que una madre le tiene a su hijo.

Anne Kayve

Imagen de Pexels en Pixabay

Recomendación del día:

https://palabrascosidas.home.blog/

Recuerden que si quieren que el link de su blog esté en la próxima entrada, solo tienen que enviarme sus datos a la sección de contacto.

4 comentarios sobre “La gran luna

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: