Barquito de papel

Queridos lectores: el siguiente relato fue inspirado en el arte de hacer cosas con las manos. Espero les guste.

Papá nos acaba de avisar que se tiene que ir de nuevo. Odio cuando lo hace, pues paso varios meses sin verlo. Mamá también se pone triste, pues lo ama con todo su corazón. Pero no queda de otra. Si no va, no tenemos qué comer.

Sin embargo, siempre que tiene que marcharse, yo siempre le hago algo para que me recuerde. La última vez le hice un dibujo del barco en el que trabaja. Su mirada fue tan tierna que me propuse hacerle otra cosa que tuviera que ver con eso.

No obstante, hoy tengo que actuar rápido pues se irá en menos de una hora. Lo han llamado de emergencia. En cuanto nos avisa, corro a mi habitación y me rompo la cabeza pensando en qué le puedo dar esta vez.

Como una chispa, la respuesta llega a mi mente así que agarro una hoja de periódico y le hago un hermoso barquito de papel. No es perfecto, pero espero que ayude a que me recuerde durante toda su ausencia.

Corro hacia él y se lo entrego. Parece sorprendido por mi regalo y me dice que está orgulloso de ser mi padre y de haber tenido la oportunidad de verme crecer. Luego me revuelve el pelo como siempre suele hacerlo, me abraza y se despide de ambos.

Como última promesa, me dice que siempre portara mi barquito de papel para que lo cuide y yo, por mi parte, le digo que no importa el tiempo que se vaya, mamá y yo siempre lo vamos a estar esperando.

Anne Kayve

Imagen de PeterArreola en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s