Un paso adelante

Queridos lectores: hoy voy a intentar hacer las cosas de manera diferente en mi vida diaria, con la intención de encontrar mi verdadero camino. Les agradezco mucho a las personas que comentaron la entrada de ayer ¿Qué hacer con mi vida?, en verdad han sido mi inspiración para seguir adelante. A todos ustedes está dedicado el siguiente relato.

Después de llevar meses sin escribir debido a mi bloqueo de escritor, una mañana desperté con una sensación extraña en mi pecho. Era como si, por fin, mi amiga la inspiración hubiese regresado después de sus largas vacaciones. Al principio, quise correr a llenar esa hoja en blanco que descansaba en mi escritorio, pero respiré profundo y me quedé en mi cama tumbado, esperando unos momentos para ver si la inspiración permanecía en mí.

Cuando me di cuenta que era así, me levanté de golpe y corrí a mi escritorio, en donde creí ver un foco la lado de mis lápices y gomas. Fue extraño, pero se me hizo una señal de que debía empezar a escribir sin parar, mientras durara esa sensación.

Escribí por horas y estaba tan inmerso que casi olvido comer. Era extraño, pues las letras jamás habían fluido de tal manera, incluso, tenía que forzar mis manos para alcanzar la velocidad de mis pensamientos.

Después de un arduo esfuerzo, logré terminar mi primer relato. Sin embargo, temía que fuera un fiasco así que no lo leí de nuevo y me fui a distraer un poco. Quizá comer un bocadillo, bañarme y salir a pasear me harían bien.

A la hora de regresar, me preparé mentalmente para encontrarme con algo desalentador, pero para mi sorpresa, no era así. Era un relato que me calaba los huesos del miedo y me hacía pensar que todo lo plasmado era real. Por unos momentos, no creí que yo lo hubiera escrito.

Entonces, sonreí. Caí en la cuenta que por fin era un escritor hecho y derecho, por fin estaba un paso adelante para alcanzar mi sueño de publicar algún día en físico.

Anne Kayve

Imagen de qimono en Pixabay

10 comentarios sobre “Un paso adelante

Agrega el tuyo

  1. Hola.

    Bueno, normalmente nada más doy una leída rápida a tus textos cuando se me acumulan desde la aplicación de WordPress y no dejo ningún comentario, el tiempo me absorbe entre tantos proyectos al grado de que se me tiende a olvidar que antes que cualquier cosa somos humanos (eso y malas experiencias comentando otro blog, pero eso es otra historia).

    Encuentro admirable el hecho de que diario llegues con un escrito, sin embargo ¿no es esta frecuencia de producción algo dura para ti? Entiendo que lo haces porque te apasiona, pero incluso un apasionado del futbol puede tener sus reservas en un día lluvioso. No digo que sea bueno o malo que lo hagas (admirable en cualquier caso, como ya dije), solo cuestiono el motivo pues me preocupa que tu motivación sea el consejo de escritores de antaño, cuando la vida iba a un ritmo más lento y escribir diario era más sencillo. No habría reproche en bajar el ritmo si es necesario y eso sería preferible a terminar con un terrible desgaste que te deje fuera de comisión por más tiempo.

    En fin, intentaré dejar comentarios más seguido esperando sirvan de algo, vaya que sé lo duro que es hablarle a audiencias fantasma.

    Le gusta a 2 personas

    1. ¡Te agradezco muchísimo haberte tomado el tiempo de comentar! Significan mucho para mi tus palabras. Yo estaré encantada sí decides seguir comentando en un futuro, prometo siempre leer y responder tus comentarios.

      En cuanto a tu observación, creo que tienes razón. Una de las razones por las que empecé a escribir diario fue ese consejo de que “A aprender se aprende escribiendo”, entonces como yo quería ser una gran escritora, quise empezar a hacerlo. Sin embargo, no lo logré al principio. Confieso que fue complicado. Si te soy sincera, tenía el alma rota cuando empecé a escribir diario, y esa fue la mejor medicina. Cuando la curé, escribir se hizo adictivo para mí, una de las principales razones por las que vivo. Aunque, como dices, hay días en que no tengo ganas. Simplemente la inspiración no está. Eso pasó con mi texto del sábado: Hoy no quiero escribir (https://entramadodesentimientos.wordpress.com/2020/01/25/hoy-no-quiero-escribir/), pero al final, escribir me devolvió a la vida. Así me pasa. Igual, creo que a veces, debo respetar mis estados de ánimo y si no quiero hacerlo, dejarlo pasar, pues no pasa nada con un día que no escriba.

      ¡Muchísimas gracias! ¡Tus palabras y consejos son muy importantes para mí! ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: