Juntos

Queridos lectores: debo confesar que hoy no tenía idea de qué escribir, a pesar de lo inspirada que estoy. Cuando me suele pasar esto, me pongo a buscar imágenes y la magia ocurre. Es como si una de ellas se iluminara y me contara su historia para que yo pueda descifrar sus secretos por medio de mis letras, ¿el resultado de hoy? Un relato de amor.

Marco abrió la página de Internet en la que vendrían los resultados de su examen y, con el corazón golpeándole el pecho, puso su usuario y su contraseña. Estaba muy nervioso, ya que si lo había logrado pasar, significaría que por fin, después de tres años, podría titularse. En el caso contrario, sabía que significaba que debía dejar de intentar y resignarse a quedarse sin ese papel.

Cuando apareció ante sus ojos un tache y una pantalla roja, soltó un puñetazo al escritorio y se tocó las sienes, algo frustrado. Había obtenido un insuficiente de nuevo, ¿cómo podía ser tan estúpido?

Mariana, su pareja, algo asustada, se paró de la cama y se acercó a él. Luego, lo abrazó por la espalda, no muy segura de lo que había pasado.

—¿Cariño? ¿Todo bien? No sueles golpear escritorios a la mitad de la madrugada…

Marco no respondió y Mariana, al visualizar lo que había en la pantalla de la computadora, comprendió todo. Entonces, procedió a levantar a Marco de su silla y a envolverlo en un abrazo. Al principio el chico no respondió, pero conforme pasaba el tiempo, también le devolvió el abrazo. Entonces, se dejó caer y empezó a llorar sobre su hombro.

—Amor, sabes que no importa. El otro año lo podrás volver a intentar y, entonces…

—¡No, Mariana! ¡Ya no quiero mentirme a mi mismo! ¡Ya van tres años que lo intento y no pasaré! ¡Hay que ser realistas! Vete haciendo a la idea de que no-pa-sa-ré.

—¡No empieces! ¡No te voy a dejar rendirte!

—Entonces, será mejor que te vayas —Sentenció.

Mariana se quedó helada, pues jamás, en ese tiempo que llevaban juntos, él había sugerido que se separaran.

No hablas en serio, ¿verdad? —Susurró.

—Mariana, ¡Vete!

—¿Sabes cuál es tu problema, Marco? ¡Qué no tienes fe ni confianza ni en ti mismo!

—¡Ja! ¿y a caso tú sí?

—¡Claro que sí! ¡Tienes un potencial tan maravilloso! Pero estás tan inmerso en tus dramas que no lo ves… Si tan sólo te atrevieras a ver todo lo que eres capaz…

—No soy más que una basura, para no haber pasado ese maldito examen tres veces consecutivas.

—¡Un examen no te define! Y si es así, qué poco amor te tienes.

Marco se quedó mudo con esa última aseveración y volvió a caerse. Mariana tenía razón. Al ver eso, ella se acercó a él y lo beso en la mejilla.

—Ambos podemos con esto, amor. Solo debemos hacerlo juntos.

Él la miró a los ojos, sujeto sus manos y le susurró:

—Juntos, hasta el final.

Entonces, ambos se abrazaron, con la certeza de que, a pesar de todo, si seguían caminando tomados de la mano, todo saldría bien. Y es que como dicen, el amor a veces no es suficiente, pero sí lo es el apoyo y la comprensión.

Anne Kayve

Imagen de DanielOrellana en Pixabay

23 comentarios sobre “Juntos

Agrega el tuyo

    1. Pfff… me quedé pensando en ese “ideal”. Creo que tienes razón, en la mayoría de las veces se queda en ese ideal, pero no dudo que lo haya. Esperemos que cada vez sean más casos los del amor y menos lo del odio y los corazón rotos.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  1. Sabes.., tengo el pálpito de que las imágenes transmiten el sentimiento de los que las crearon en aquel momento. Es como si esos sentimientos se hubieran quedado eternamente grabados junto con la imagen. De hecho.., es lo mismo con las palabras escritas y habladas.., allí van nuestras vibraciones. Por eso es tan importante ir imprimiendo todo lo mejor, los mejores deseos para el mundo con ellas, porque son como los mantras que los budhistas imprimen en las banderolas a meced del viento para que las esparzan y que lleguen a quien más lo necesite.., y ahora, el mundo está necesitado de las vibraciones más altas de amor puro, de los mejores deseos para un mundo sin pesar.

    Le gusta a 2 personas

    1. Tu reflexión me ha dejado sin palabras. Es hermosa y tan cierta… por eso yo sostengo que los artistas (escritores, pintores, escultores, fotógrafos) somos más importantes de lo que la sociedad piensa, porque somos capaces de transmitir lo que sentimos y, como dices, es lo que el mundo necesita.

      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

    2. Y así es, las imágenes llevan impresas el ADN de quien las toma, si utilizamos la intuición a conciencia, podemos leerlas y saber exactamente lo que expresan, más allá de lo evidente.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: