Mente en blanco

Queridos lectores:

Hoy mis futuros personajes se han escondido y me han impedido descubrirlos; creo que tienen miedo de ser plasmados a través de mis letras, pues creen que quiero manejarlos como yo quiera. Están en lo correcto, ¿pero por qué evitar la única realidad que tienen?

Tal vez mañana pueda hallarlos; pero hoy han logrado escurrirse de mis dedos y han impedido que a mi mente venga algún mundo creado exclusivamente por mi imaginación; hoy mi mente está en blanco.

Por ello, queridos lectores, hoy les dejó esta hoja en blanco para que plasmen ahí los personajes y los mundos alternos que escaparon hoy de mí (Si quieren, pueden contarme su a qué personajes atraparon y en qué mundo viven a través de los comentarios). Prometo mañana no dejar que huyan. Por lo pronto, me despido, queridos lectores, ¡Estoy lista para leerlos ahora yo a ustedes! No importa que sea una palabra, un párrafo, un poema o una historia completa.

Los quiere,

Anne Kayve

Imagen de geralt en Pixabay

9 comentarios sobre “Mente en blanco

Agrega el tuyo

  1. Te dejo un poema que escribí hace muchos, muchos.., años.., queriendo apartarme de los típicos navideños sin decir nada de la navidad:

    Negra noche, clara luna,
    que iluminas la dulzura.
    Las tiernas manos de un niño
    dibujando en la negrura.
    Amor, tierno amor respira,
    toda la noche, toda la vida.
    Blanca estrella anuncia ya
    que el amor puro ha nacido

    Le gusta a 3 personas

  2. Hoy mi mente está medio bloqueada. Mi psicóloga dice que es un mecanismo defensivo, no el mejor, pero el mío y sirve. Cuando me ocurre me quedo callada y quieta, incluso cierro los puños con fuerza. Esta vez no, digo medio, porque mi memoria sí me está fallando, pero mi altruismo, mi empatía no me dejan ir más allá. Mi ex-suegra se va, tras años de cruel Alzheimer, un microbio se la llevará, y hace falta mi apoyo. Esta cabeza mía sabe hasta donde protegerse y hasta donde estar alerta para ayudar. Está dando la talla y yo misma me sorprendo, porque parece que a cualquier edad se puede aprender a vivir de forma más positiva. Vieja frase es “men sana un corpore sano”, muy cierta. Mientras una anciana mujer, con la mente perdida, se acerca al final de su cuerpo vivo, otra mujer de mediana edad protege su mente de forma automática, involuntaria, esperando que pase este momento para retomar su deporte y así tener un poco más de salud. Hay que dar la talla, una cuestión de ética personal.
    El mundo sigue su devenir en miles de millones de otras personas, siempre es así. Las almas son eternas al fin y al cabo. Hoy no me vinieron a ver personajes ni fantasía, vino la realidad que siempre supera a la ficción.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: