Corazón roto

Queridos lectores: ayer muchos en sus comentarios me hicieron saber sus ganas de conocer el texto que he publicado en la Revista Letramía No. 12, el cual se llama “Corazón roto”. Es por ello que he decidido compartirlo. Espero lo disfruten, ya que significa mucho para mí pues ha sido el primer escrito que he logrado publicar en físico, ¡Un abrazo a todos y gracias por recorrer este sendero conmigo!

Tenía el corazón roto, tan roto que, a veces, le parecía increíble que aún emanara un poco de cariño de él. Era como si una pequeña parte siguiera viva para recordarle que, a pesar del dolor, aún era capaz de seguir amando. Sin embargo, ella tenía mucho miedo de que, al intentarlo de nuevo, ahora llegara alguien capaz de destruirlo por completo. No estaba segura de aguantar algo así, sabía que no sobreviviría.

Así que, para protegerlo, empezó a construir murallas alrededor de él y evitaba a toda persona que veía interesada en ella. Así era mejor: estar sola sin tener el riesgo de llorar y deprimirse como tantas veces antes lo había hecho.

No obstante, un día un chico llegó a su vida; sin avisar, sin darle una señal. Su llegada la tomó desprevenida, ya que apareció a un año de que su corazón se rompió en mil pedazos. ¿Acaso era el destino? ¿La vida? ¿Acaso tendría que llegar un último chico para terminar el trabajo que el otro no había hecho: destrozarla por completo? No podía responder a ninguna cuestión y eso la frustraba. No quería entregarse porque sabía que en cualquier momento el recién llegado se ocuparía de matarla lentamente, sin importarle sus ilusiones ni sus sueños.

No obstante, su corazón la obligó a intentarlo.

No por él, sino porque ella merecía ser amada. Esa era la única verdad. ¿Qué importaba si no funcionaba? Sabía que podría aguantar muchos golpes más porque realmente su alimento eran los hermosos momentos inolvidables que pasaba al lado de alguna persona que se interesaba de manera genuina en ella.

Ella aceptó creer, no sin antes haber nadado en un mar de dudas y reclamos hacía sí misma. Sin embargo, aunque ha pasado el tiempo, no logra abrirle su corazón de nuevo a este ser que la ama con toda la intensidad de la que es capaz. Tal vez solo es cuestión de tiempo, pero a lo mejor ella algún día pueda amarlo más de lo que alguna vez amó a otra persona.

Anne Kayve

Imagen de Anne Kayve

11 comentarios sobre “Corazón roto

Agrega el tuyo

  1. Me gustó mi estimada escritora, un relato corto muy real, sublime y romántico sin dejar de ser sobrio y conciso. Nos hace recordar amores y desamores en esta larga (o corta…) travesía que llamamos vida.
    Mis más sinceras felicitaciones y se que tendrás mucho éxito en el camino de las letras que con tanto acierto y tesón has elegido.
    Sigue adelante pues vas muy bien.
    Un abrazo de luz.
    Paz y Bien.

    Víctor Federico

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, considero que muchos hemos vivido la experiencia de tener el corazón roto por lo menos una vez en nuestra vida. El chiste es no dejar que él controle nuestra vida.

      ¡Gracias por la canción, la escucharé!

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: