Luz de luna

Queridos lectores: hoy tenía planeado seguir con los retos Literup pero al ver el tema (amor) decidí desistir. Hoy no estoy para hablar de eso. Por esa razón, decidí buscar una imagen al azar e inspirarme en ella para ver qué historia podía crear mi mente. El resultado me gustó y es hora que lo conozcan. Con ustedes… “Luz de luna”.

Luz espero a que todas las luces de su casa se apagaran y, cuando lo hicieron, se levantó de la cama. Después, a hurtadillas y con los pies descalzos, se dirigió a su armario para buscar ese mágico vestido azul que lograba que las hadas se aparecieran ante ella.

Esas criaturas eran muy tímidas pero con cada día que pasaba con su libro en el bosque, a media noche y a la luz de la luna al lado de aquél árbol frondoso, se acercaban cada vez más. Esperaba pronto tener la fortuna de tocarlas y, de ser posible, de comunicarse con ellas.

Con las luces apagadas, empezó a recorrer la casa. Como era algo que ya había venido haciendo desde hace meses, había adquirido la habilidad de no chocar con ningún mueble y de salir sin ningún problema o inconveniente.

Al cerrar la puerta principal, se sintió libre de correr hacia el claro del bosque pues sus padres se habían acostado más tarde de lo normal, lo que le había quitado unos minutos valiosos y temía que si no estaba ahí para cuando el reloj diera las doce, las hadas jamás volverían a aparecer.

Cuando visualizó su árbol, respiró profundo y se acercó con lentitud para no asustarlas. Después, emprendió la lectura de su libro para que no notaran que estaba ansiosa por volver a verlas una vez más.

El tiempo pasó y dichas criaturas no aparecían, lo cual empezó a angustiar a la chica. Sin embargo, intentó concentrarse en su libro con el firme pensamiento de que tal vez ellas también habían sufrido algún contratiempo y que al final sí asistirían a su cita diaria.

Las horas transcurrieron y la temperatura fue descendiendo cada vez más. Ya habían transcurrido dos horas más de lo normal por lo que desistió de esperar. Se levantó con pesar y emprendió su caminata de regreso a casa. Sin embargo, la luz de la luna la hizo voltear a ver el árbol en el que había estado sentada.

Boquiabierta se dio cuenta que las criaturillas habían decidido escribir unas cuantas palabras en su corteza. Volvió sobre sus pisadas para leerlas.

Luz de luna (porque así te nombramos entre nosotras), gracias por visitarnos cada día. Este bosque ha sido nuestro hogar desde nuestro destierro de Lytkcmore pero el enemigo nos ha encontrado. Es hora de irnos. No nos olvides pues algún día volveremos

Lydiria, reina hada de los montés de Ilnoot

Luz se quedó boquiabierta y decidió transcribir las palabras en la parte de atrás de su libro. Definitivamente, sabía que si volvían, ella iba a estar ahí para ayudarlas y que acudiría cada día a ese lugar el tiempo que fuera necesario para esperarlas; mientras se encargaría de soñar con ellas y con su regreso.

Anne Kayve

Imagen tomada de darksouls1 en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: