Extraño

Subo angustiada al auto pues sé que mi padre lleva esperándome diez minutos. En el teléfono se escuchaba molesto y cuando volteo para darle un beso de saludo me percato que le parece un fastidio estar ahí. A veces siento que fui una mala decisión para él, un error del que quisiera poder desatenderse sin ningún remordimiento…

-¿Por qué te tardaste? Te dije muy claro que no tenía tu tiempo para estarte esperando. Sabes que me escape del trabajo para venirte a recoger y mi jefe me advirtió que no debo demorarme.

-Per… perdón -Logro tartamudear y bajo la mirada, sintiendo como la culpa empieza a inundarme. No debí pararme a saludar a mis amigos, debí haber corrido al auto para que él no estuviera furioso. Cada que intento hacer las cosas de buena manera, por alguna extraña razón fallo.

Entonces, arranca el auto y empieza a manejar ansiosamente, como si ya no tuviera ni un minuto que perder. Yo, cuando me doy cuenta de su velocidad, me aferro al asiento y deseo con todo mi corazón que pronto lleguemos pues tengo temor de que vayamos a chocar o, incluso, atropellar a alguien.

Él no parece darse cuenta de mi reacción pues acelera un poco más. De repente escucho como suena su celular y con horror me doy cuenta que sin ninguna precaución lo saca y lo revisa. Eso me saca de quicio pero prefiero quedarme callada para que no haga algo que pueda perjudicarnos a los dos.

Reprimo unas pequeñas lágrimas que amenazan con salir y pido a gritos una explicación. Quiero que alguien me diga quién es ese señor que está a mi lado y qué hizo con mi padre, ese hombre que se desvivía por mi y procuraba siempre mi bienestar.

Entonces, con un dolor insoportable en mi corazón recuerdo que esa persona sólo existió y existe en mi imaginación pues el individuo que se encuentra a mi lado jamás se caracterizo por ser un verdadero padre para mi. Él es un fantasma, el cual fingirá que da todo por mi cuando en realidad lo único que quisiera hacer es huir e irse lejos de mi.

A veces, quisiera que lo hiciera pues así no tendría que presenciar día con día su desprecio total. Así quizá cada quien podría seguir su camino sin mirar atrás y sonreiría al recordar que logro escapar de aquello que lo mantenía preso en su propia cárcel de decisiones mal tomadas.

Papá, ya no finjas más. Sé la verdad y creéme que puedes marcharte ahora sin remordimiento. No hagas más daño del que ya has hecho y deja que personas que sí me quieran se unan a mi vida. No te guardaré rencor, es una promesa pero vete y no vuelvas más.

Anne Kayve

Imagen recuperada de: Foto de fondo creado por rawpixel.com – www.freepik.es

2 comentarios sobre “Extraño

Agrega el tuyo

  1. Realmente das al personaje una autenticidad en su sentir y en un pequeño relato dejas entrever la dificultad insondable de las relaciones humanas y mas aún, das cuenta de que la idealización de un ser tan cercano siempre termina por extinguirse.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: