Querida desconocida (Carta 18)

Querida desconocida:

¡Espera un momento! Me está costando procesar todo lo que has vivido hoy ya que no he logrado comprender por completo qué ha motivado tus acciones.

Sólo tenías una clase y cuando saliste de ella (una hora antes de lo que suele acabar siempre) decidiste ir a buscar a un profesor de la Facultad, el cual con el paso del tiempo se ha vuelto un buen amigo pero en el camino te encontraste con tu mejor amiga de la Universidad. Ella iba con el chico de la mañana y aquella chica que no se le despega. Les preguntaste a qué parte se dirigían y te dijeron que a preguntar sobre un formato que necesitaban para una clase. Te diste cuenta que era una clase que tenían en común así que decidiste acompañarlos para también quitar ese pendiente de tu lista. 

En el cubículo en que tenían que preguntar, tu te quedaste atrás con ese chico mientras tu mejor amiga y la de él se encargaban de cuestionar a aquel profesor sobre los requisitos que requerían.

De repente, te recargaste en el hombro del chico de la mañana por unos minutos. Fue extraño porque no eres así con las personas que apenas conoces pero tu parte inconsciente te obligó a ello. Esa pequeña acción causó algo en ambos: una especie de conexión pues cuando lo dejaste de hacer, aunque no mencionaron nada de aquello, empezaron a charlar sin ningún obstáculo en medio.

Incluso, cuando ya estaban saliendo de ese edificio sus acompañantes se adelantaron ya que no querían interrumpir su entretenida plática.

Fueron al baño y empezaron a charlar de lo académico. Él no paraba de decir que la mañana era mucho mejor que la tarde y a ti te cayó un poco mal en esos momentos ya que odiabas que hubiera tal discriminación hacia el turno vespertino. Después, notaste que él quiso reparar lo que había dicho pero el daño ya estaba hecho así que te despediste para ir a buscar a tu amigo el profesor. Esa pequeña sensación de unión se había roto con aquello.

Sin embargo, ese extraño sentimiento se quedó en tu interior así que le contaste a tu amigo. Él ha estado contigo durante tu proceso de duelo e, incluso, tuvo la oportunidad de conocer al chico que destrozó tu corazón así que sabías que iba a tener las palabras de consuelo correctas para ti.

En cambio, te sorprendió diciendo que deberías darle otra oportunidad a este chico, ante lo cual dijiste que ni siquiera estabas segura que le gustabas. Él dijo que podías averiguarlo a su debido tiempo pero que ya era hora que abrieras tu corazón a alguien que no fuera tu ex. 

Sus palabras te dejaron pensando ¿Verdad? ¿Por fin vas a entender que yo no soy la única que pienso eso?

Reflexiona una vez más y prepárate para decir adiós a tu pasado. 

Te amo querida desconocida, más de lo que te puedas llegar a imaginar.

Tu yo interno,

Anne Kayve

Ir a Carta 17

Ir a Carta 19

2 comentarios sobre “Querida desconocida (Carta 18)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: