Querida desconocida (Carta 1)

Querida desconocida: 

Hace tiempo que he estado observando tu vida y debo admitir que ya no aguanto la necesidad de hablarte de ella. Tal vez no debería hacerlo, porque en estos momentos no soy alguien cercana a ti pero una parte de mi me lo pide a gritos. Sé que debo hacerlo y, de antemano, te pido una disculpa si no es lo que tu deseas. 

Sólo espero que no me odies al leerlas. Mi intención no es hacerte daño, sino que quiero que con ellas tengas presente que yo sigo aquí, aunque a veces me ignores y finjas que no existo. También pretendo que reflexiones sobre los caminos que vas tomando ya que, a veces, los que nos encontramos afuera de la situación, nos damos cuenta de cosas que uno puede ignorar por estar dentro de un torbellino de emociones.  

Sin más preámbulos, procederé a escribir lo que me ha preocupado por días (por no decir semanas): te he visto caminar de nuevo como zombie, como si la vida no tuviera sentido alguno y eso, debo confesar, me aterra ya que la última vez casi no sales viva de eso. Sé que te duele la partida de ese chico que tanto amabas pero debes entender que todos tenemos la libertad de buscar el camino de nuestra propia felicidad. Desgraciadamente para ti, el de él ya no se encontraba a tu lado así que, por favor, date un tiempo para llorar y sufrir pero después de ese lapso debes prometerme que levantarás la cabeza y mirarás la vida desde otra perspectiva, en la que tu seas lo más importante, ¿puedo confiar en que lo harás, querida desconocida? 

Esta vez no lo hagas por mi (yo no soy la prioridad) sino por ti. No sabes qué feliz me haría ver esa sonrisa ilusionada de nuevo. Sé que es un camino difícil, eso no lo niego, pero te aseguro que recorrerlo valdrá la pena ya que estoy segura que encontrarás a alguien que te haga entender la razón por la que no funcionó con él. 

Mientras pasa el dolor, trata de enfocarte en ti. Te aseguro que eso te ayudará a sentirte mejor con el paso del tiempo. Sé que no es magia pero tampoco creo que sea algo imposible de cumplir. Puede sonar cliché pero, en verdad, sal a caminar con tu perro, retoma tu gusto por el atletismo, ve a perderte a una librería para encontrar aquél libro que siempre deseaste, cumple (ahora sí) tu objetivo de escribir un libro, descarga aquellas canciones que querías desde hace meses y, lo más importante, no dejes de amarte con todo tu corazón. 

Mereces ser feliz, querida desconocida. Todos lo merecemos. 

Anne Kayve

Ir a presentación de la historia

Ir a la Carta 2

2 comentarios en “Querida desconocida (Carta 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s