Y si el destino quiere… te encontraré

La buscó de nuevo con la mirada y, al no hallarla, apretó con más fuerza el boleto de avión que se encontraba en sus manos. Sabía que si ella no aparecía antes de la hora de su partida, ya no la volvería a ver. Esta vez, su ruptura sería definitiva. Sobre todo porque se marcharía a Portugal para vivir ahí, no solo para vacacionar.

Siguió buscando con la mirada a su amada. El plan de ir a ese país había nacido de ambos pues, en un principio, los dos querían visitar algunos castillos que se encontraban en ese lugar. Incluso, hasta habían trazado una ruta medieval con los 5 que definitivamente querían visitar: el Castillo de Castro Marim, el Castillo de Alcotium, el Castillo de Loulé, el Castillo de Sines y el Castillo de Óbidos.

Cada uno de ellos, representaba un año que llevaban en su relación. Su sexto aniversario era el culpable de la planeación de ese viaje. Sin embargo, ella un día decidió que lo mejor era no seguir más con esa relación y él prometió que aún así la esperaría en el aeropuerto, en el día y la hora fechada en los boletos. Ella no dijo nada ante esa promesa y se marchó, llevando en sus maletas los sueños y los recuerdos que los unían.

Habían pasado cinco meses de aquella partida tan dolorosa pero una parte de él tenía la certeza de que el destino los volvería a unir justo ahí. En ese lugar que los ayudaría a llegar a su verdadero destino: su amor. No obstante, al parecer ella ya no estaba dispuesta a seguir ese camino. Había decidido crear una nueva vida, sin él.

Miró de nuevo el boleto y una lágrima corrió por su mejilla. Estuvo tentado a romperlo en mil pedazos y regresar a su hogar. Sin embargo, se había prometido a sí mismo que encontraría un lugar ahí en ese nuevo país, crearía una nueva vida, lejos de ella y cerca del lugar que hubiera sido el testigo de su amor.

No volvería jamás. No tenía razones para hacerlo. En eso, sonó su alarma, la cual indicaba que el tiempo se había acabado. Tomó sus maletas y se dirigió hacia su destino, dejando atrás sus sueños rotos y los deseos más profundos de su corazón.

Anne Kayve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s