Confía en mi

Anne Kayve:

Me enteré que ya conoces mi pasado y eso me llena de miedo y frustración. No sabía si explicarte todo lo que hice alguna vez pero creo que mereces saber la verdad. Sé que tal vez ahora tu percepción sobre mí sea totalmente negativa por todas aquellas cosas que te dijo esa persona de mi vida anterior pero aún así quiero intentar mostrarte que te quiero, sincera e irremediablemente y que no quiero que lo que pasó alguna vez se interponga entre nosotros.

Primero quiero confesarte que no, que no soy perfecto y que no me enorgullezco de mis defectos. Sin embargo, ellos me hacen ser quien soy. Sé que a veces puedo ser egoísta y algo materialista pero eso no debería contrarrestar mis virtudes. Es más: estar contigo me ha ayudado a potenciarlas.

Anne sé que ella te dijo que contigo intento aparentar y que por eso no has notado mi peor versión pero también quiero que sepas que ella es la que saca siempre lo malo de mi y que tú siempre me impulsas a realzar todo lo positivo que me conforma. Sé que yo causo el mismo efecto en ti. Tal vez es poco el tiempo que nos conocemos pero eso no me impide ver tu esencia, tu verdadero yo y ¿sabes? estoy totalmente enamorado de él.

No dejes que las palabras venenosas de ella destruyan esto que hemos estado construyendo en estos meses. Mejor, mantente abierta para conocerme en todas mis facetas. Estoy dispuesto a desnudar mi alma para ti para que la veas y observes cada una de las heridas que ahí hay. Después de hacerlo, será tu decisión alejarte o seguir con este hermoso y mágico amor.

Las cosas fueron así: terminé con esa chica antes de conocerte. Sin embargo, ella estaba convencida de que la causa de nuestra ruptura fue una infidelidad cuando en realidad yo sentía que no teníamos ya nada más que ofrecernos. Entonces, tú apareciste a los pocos días, como si el destino hubiera planeado nuestro encuentro justo al terminar con ella.

Sé que las cosas entre nosotros se dieron muy rápido, Anne, pero no por eso fueron menos sinceras a que hubiéramos esperado más pero ella vio esa acción como si tu fueras esa persona con la que la engañé.

Primero me reclamo a mi y no me creyó así que decidí decirle que si ella prefería creer eso, que lo hiciera. Al final de cuentas, ya no estábamos juntos así que no importaba lo que pensara o lo que hacía. No obstante, no sabía que te había enviado ese mensaje ofensivo a ti hasta que al ver que no contestaba sus mensajes me lo confeso.

Me sentí culpable por dos cosas: una es que tu eres una persona maravillosa y no mereces que alguna persona te dirija ese tipo de palabras y otra es que te omití la información de mi relación anterior.

Sé que te dije que terminamos bien y que ambos tomamos la decisión de ya no hablar más para sanar nuestra herida pero… en realidad ella no quiso/quiere dejarme ir. Por lo que ha seguido buscándome desesperada y yo ya estoy frustrado porque no sé cómo proceder. Sin embargo, sé que tú no tienes responsabilidad alguna en todo lo que está pasando.

Por eso, con el corazón en la mano te pido una disculpa y te dejó la puerta abierta si es que quieres marcharte. Apuesto que no todo lo que te dijo en ese mensaje es cierto pero no creo tampoco que todo sea mentira. Es tu decisión, mi Anne.

Sea lo que sea que escojas, no olvides que te quiero y que nada me haría más dichoso que tenerte a mi lado.

Confía en mí, Anne Kayve, confía.

Edgar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s