Querido desconocido

Sé que ni siquiera imaginas que hay una chica en tu salón que, aunque no ha cruzado más que unas palabras contigo, se muere por ti. Lástima que ella sea demasiado tímida como para acercarse más y tú demasiado distraído como para darte cuenta.

¿Acaso no sientes su mirada cada que entras al salón tarde? ¿no te percatas de sus intenciones de acercarse cada que tiene una pequeña oportunidad? ¿no sospechas lo que ella siente cuando te habla por whatsapp para pedirte la tarea? ¿no te das cuenta que busca acercarse a tus amigos para tener una excusa para hablarte a ti?

Anda, haz memoria. Regresa a la primera semana de clases, ¿acaso no recuerdas la primera conversación que tuvieron? Tu acababas de llegar al salón y ella estaba conversando con uno de tus amigos. Ahí fue cuando tu te uniste a la plática y terminaste charlando solo con ella. En esos momentos, a ella le empezaste a parecer atractivo pero, al no conocerte, prefirió pensar que sólo era una mala jugada de su mente, no, no podías ser tan perfecto.

Sin embargo, ella te escuchó participar varias veces en clases y su deseo de estar cerca de ti se incrementó pero el hecho de tener siempre a su mejor amigo con ella, le complicó las cosas. Varias veces sospechó que más de una persona pensaba que andaban por el simple hecho de estar siempre juntos. Eso le aterraba pero no podía decirle que se alejara pues, al fin y al cabo, fue la única persona que la recibió con los brazos abiertos cuando llegó al turno vespertino.

Otro día en que tuvieron un acercamiento más profundo fue el día que les tocó trabajar juntos en esa clase. Ella estaba tan nerviosa que hasta le costaba escribir las ideas principales del tema que estaban tratando. No obstante, tú no te diste cuenta de eso. Para ella fue un alivio porque no le hubiera gustado que te enterarás así pero, por otro lado, también la entristeció pues se dio cuenta que estaba fallando en su cometido; por eso llegaron momentos durante el semestre en que ella prefirió claudicar pues no tenía la certeza de que tú supieras que existía.

Sin embargo, sus ilusiones volvieron a aparecer ese miércoles de hace dos semanas, ¿recuerdas? te la encontraste y fueron a preguntar algo a servicios escolares. No entiendo aún la razón pero te recargaste en su hombro, ¿acaso era porque tú también tenías ganas de conocerla pero no te atrevías a hacerlo por tu oscuro pasado? Ella lo tomó así por lo que decidió intentarlo una vez más.

Dale una oportunidad. Entiende, querido desconocido, que el pasado no volverá y que la chica que tanto amaste se ha ido para siempre. No deberías dejar pasar oportunidades como esta por estar pensando en alguien que decidió dejarte. Quién sabe pero a lo mejor esta chica se puede convertir en lo mejor de tu vida.

Nunca lo descubrirás si no le abres tu corazón.

Segunda parte: Querido desconocido 02

2 comentarios en “Querido desconocido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s