Una y otra vez

Ellos se miran con rencor y dejan salir de sus bocas un veneno que acabará con su relación. En esos momentos, están tan cegados por sus sentimientos que nos les importa hacerlo. Quieren tener la razón y desean que el otro decline, como si eso sirviera de algo.

Ella estalla en llanto y él le grita que dejé de hacerlo, que no lo convencerá con sus lágrimas, las cuales según él, son sólo para manipularlo. No obstante, él desconoce que son producto de la desesperación y la frustración. Ella no quiere perderlo y eso a él no parece importarle.

Él vuelve a gritar, ella vuelve a sollozar.

Después de unos minutos, él calla y corre a abrazarla. Se ha dado cuenta ya de su error. Ella lo deja hacerlo y le susurra al oído que será la última vez que pasa esto, que su amor podrá más que cualquier discusión.

Pero ambos saben que las cosas no serán así, que esta escena se repetirá una, y otra, y otra vez, si es que ellos no comprenden que lo mejor es que cada quien siga con su camino. Lo han intentando miles de veces, ¿acaso no lo ven? Deben entender que no funcionan juntos. Sin embargo, tienen tanto miedo a la soledad que prefieren que ese ciclo nunca se rompa. Y vivirán así, juntos, desgraciados, infelices.

Todo por no tener la valentía de empezar de nuevo, con otra vida, otro amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: